Foto: unfccc.int

Estos días se celebra la cumbre del clima de la ONU en la ciudad de Marrakech y viene rodeada de numerosas preocupaciones tras la elección de Donald Trump como nuevo presidente de los Estados Unidos, quien en más de una ocasión ha negado la existencia del cambio climático y que prometió sacar a su país del Acuerdo de París contra el cambio climático.

La comunidad internacional y los científicos sin duda alguna han mostrado sus preocupaciones respecto a esta situación. Por ello el aún secretario de Estado de EEUU, John Kerry, ha querido contrarrestar esa mala imagen que ha ofrecido Trump, mandando un mensaje desde la Cumbre de Marrakech. Ha remarcado la necesidad de actuar sobre las posibles consecuencias derivadas del cambio climático y considera que “lo hecho hasta ahora no puede ser revertido”. Es necesario comprometerse.

Un miembro de la delegación juega con un globo del mundo. Foto: AFP

Falta de compromiso de los líderes políticos

Sin embargo, la elección de Trump no es lo único que hace peligrar el cumplimiento de dicho acuerdo. A la cumbre apenas han asistido la mayoría de los líderes políticos de los países con mayores emisiones de CO2. Esta falta de compromiso levanta sospechas sobre el poco interés mostrado por tomar medidas para luchar contra el cambio climático.

Tan solo el presidente francés y el primer ministro portugués han presentado sus discursos. El presidente Rajoy hizo un breve acto de presencia pero lo ha dejado en manos de la ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. Tampoco hemos visto tomar su lugar a otros líderes de la Unión Europea y de las grandes potencias mundiales, al contrario de lo sucedido en París, donde todos mostraron su compromiso.

Entre los principales objetivos del acuerdo están el disminuir las emisiones de CO2 y el de no aumentar la temperatura del planeta más de dos grados. Pero hasta ahora solo hay vaguedades en los objetivos firmados y ningún país parece estar dispuesto a revisar y mejorar estos objetivos.

Dejar respuesta