En España se abren al año miles de nuevos negocios. Sin embargo, la mayoría de estos acaban quebrando el primer año y otras tantas acaban cerrando al cabo de cinco años. Pero, ¿a qué es debido todo esto?

Errores que se repiten muy a menudo

Algunos podrían decir que hoy en día no se pueden cometer errores porque hay muchos lugares en los que informarse. Y aunque de los errores se aprende, parece ser que muchos emprendedores españoles siguen cometiendo el mismo error una y otra vez, lo que acaba provocando el cierre de su negocio.

El primer gran error de estas empresas está relacionado con la publicidad. Muchas no saben como publicitarse correctamente para llegar a sus clientes potenciales, lo que acaba llevando al cierre de la misma. Si se acaba de abrir un negocio, este hay que publicitarlo como es debido para que los posibles clientes puedan conocerlo.

Por ejemplo, si se abre un restaurante en Madrid, lo normal es intentar promocionarlo por todos los medios, por lo que sus dueños deberán acudir a empresas de impresión especializadas, como los es imprenta Las Rozas, para preparar el material publicitario y distribuirlo por la localidad. Sin embargo esta medida, que es el primer gran paso para el éxito, es realizado tan solo por 2 de cada 10 nuevos negocios.

El segundo gran error es el de no aprovechar la situación del negocio. Una tienda, un restaurante o un simple bar tiene que estar situado en el lugar correcto para que sea fácil de ver para los clientes, y este no tiene porque encontrarse necesariamente en la calle principal de la ciudad. Pero muchos acaban situando mal su negocio, lo que les hace perder muchos clientes.

No saber cómo ser diferente en el negocio también es uno de los errores más comunes entre las nuevas empresas. Al abrir un nuevo negocio, y tras examinar la competencia, hay que buscar formas de ser diferentes en pos de atraer la atención de los clientes, sino, el negocio acaba cayendo en picado.

A pesar de todas estas situaciones, y otros tantos fallos que cometen nuevos emprendedores, muchos de ellos acaban aprendiendo de su primer error y vuelven a intentarlo con un nuevo negocio, siendo 4 de cada 10 personas los que vuelven a arriesgarse con un nuevo negocio.

Dejar respuesta