Foto: Hortaleza Boxing Crew

El proyecto social creado por una escuela de boxeo para ayudar a los jóvenes a escapar de la delincuencia y las drogas en el barrio de Hortaleza ve peligrar su existencia, ya que la Comunidad de Madrid le pide que pague un alquiler que no se pueden permitir.

Tachan de incomprensible que se les quiera echar por “hacer una labor que debería hacer la administración y encima tengamos que pagar por ello”. La cantidad que les piden por el alquiler es excesiva y confiesan que no pueden asumirla. Recalcan que no son un gimnasio sino un proyecto social que busca ayudar mediante el deporte a tratar temas más importantes.

El proyecto Hortaleza Boxing Crew, creado hace nueve años por Julio Rubio, ejerce su función social en el local de la asociación social de la UVA. El gobierno quiere derribar el local y les ha propuesto cederles otro pero mediante el cobro de un alquiler que no se pueden permitir. Antes les habían propuesto una alternativa gratuita, cediéndoles un local pero ahora pretenden que paguen por ello.

Desde la asociación sostienen que este proyecto se creó para alejar a los chavales de los conflictos, ejerciendo una función que no está cubierta por la administración, ofreciendo un espacio a los jóvenes y donde se les facilita todo el material sino tienen recursos económicos.

Futuro incierto

El futuro de la escuela ahora mismo está en el aire. Tanto los monitores como los chavales lamentan esta situación y declaran que este proyecto no se basa sólo en el boxeo, es un medio para salir de las calles, poder relacionarse socialmente y donde conviven chavales que provienen de diferentes entornos.

En la actualidad el proyecto social se financia mediante varias vías. La primera es una cuota anual de 18 euros que pagan los alumnos que pueden permitírselo a la asociación y la otra es mediante las ganancias por la venta del libro Decimocuarto asalto, escrito por Rubio, creador del proyecto.

Dejar respuesta