Nos situamos en Roma, en el año 140 DC. Un joven y hozado oficial romano de la emblemática Legión del Águila, Marcus Flavius Aquila, emprende una épica búsqueda de un símbolo perdido por las peligrosas tierras del Norte. Cuenta la leyenda que la Novena Legión romana desapareció sin dejar rastro en estas desconocidas tierras, bajo el mando del padre de Marcus. Al desparecer la legión, desaparece su símbolo, el águila romana, lo que conlleva que el honor tanto del comandante como de toda su família se vea cuestionado.

Ante dicha situación, a Marcus Flavius no le queda otra que coger las riendas de la situación y tratar por sus propios medios hallar la respuesta a esta inexplicable desaparición. Pero no estará solo en esta aventura, sino que será acompañado por Esca, su fiel esclavo pero a la vez compañero con el que mantiene un vínculo más allá de servilismo. En esta búsqueda se podrán ver intensificados lo sentimientos de orgullo, lealtad y sobretodo valentía, ya que ambos guerreros tendrán que hacer frente a todo tipo de obstáculos hasta llegar a la resolución de este misterio.

Desde el primer momento el espectador se mete de lleno en la época romana, y llegado un punto ya no se pregunta si se trata de una narración histórica o simplemente de un bonito relato ambientado en dicha época. Este detalle deja de tener importancia para dejar paso a los sentimientos que llevan a ambos personajes a llevar a cabo dicha cruzada épica. Y si bien Esca parte como un esclavo que acompaña a su amo, el devenir de inesperados acontecimientos y el hecho de conseguir superar las distintas dificultades acaba estableciendo una fuerte amistad entre ambas figuras, que codo con codo, acaban luchando como si de uno solo se tratase. Sin duda una película de lo más interesante para aquellos que busquen una historia alternativa ambientada en la época romana, que se aleja del relato histórico para dar paso una aventura mística pero rodeada de todos los elementos característicos que conforman ese periodo.

Dejar respuesta