El ex-presidente galo ha quedado fuera de juego tras la primera ronda de elecciones primarias por la candidatura de Los Republicanos. Sarkozy con el 20,6% de los votos, ha sido desbancado de la lucha por François Fillon, que encabeza los resultados con un 44,1% de los votos, y por Alain Juppé, segundo en las votaciones con el 28,6%.

François Fillon y Alain Juppé se disputarán en las votaciones de la segunda vuelta de las primarias ser elegido candidato presidencial por el partido de Los Republicanos. Tras la derrota, Sarkozy ha anunciado que apoyará al ex-primer ministro Fillon en esta segunda vuelta.

Pocos se esperaban este resultado, ya que los sondeos y las encuestas realizadas a lo largo de toda la campaña daban como finalistas en primer lugar a Alain Juppé y en segundo a Nicolas Sarkozy. Sin embargo Fillion ha resultado ser el triunfador de la jornada electoral.

El antiguo presidente optó por un tono personal en su discurso, con cierta tristeza, que no volvería a presentarse a ninguna lucha política. Sarkozy declaró que le falto seducir a los votantes, “no logré convencer a los electores”, algo que Fillion supo hacer tanto en los mítines como en los debates. Nicolas finalmente se despidió con un “Adiós a todos”.

Estas elecciones primarias del partido de Los Republicanos tienen especial importancia debido a la crisis que está sufriendo el partido socialista, ya que el elegido aquí podría llegar a enfrentarse el próximo año al partido de Marine Le Pen, Frente Nacional, de carácter xenófobo y ultraderechista.

La política de François Fillion

Candidato tremendamente conservador en todo lo que engloba lo social y liberal económico. No destaca por su carisma pero durante esta primera vuelta de las primarias a sabido hablar y convencer a los electores, desarrollando una buena campaña.

No descarta establecer una buena relación el lider ruso Vladimir Putin, así como cooperar con el presidente sirio Bashar al Asad. Entre las medidas que promete están: reducir el número de funcionarios, el fin de la jornada laboral a 35 horas semanales, retrasar la edad de jubilación, subir dos puntos el IVA o bajar los impuestos a las grandes empresas.

Dejar respuesta