Fuente imagen: www.ecestaticos.com

La ternura de la pequeña Nadia llevó a los españoles a donar un millón de euros para sanar su extraña enfermedad. Pero luego, la solidaridad se convirtió en indignación con el progenitor de la niña, el cual está siendo investigado por las autoridades por explotación sexual a la menor y estafa.  Los padres de Nadia, Margarida Grau y Fernando Blanco, declararon en un juzgado al noroeste de España.

La citación fue luego de un impresionante hallazgo de las autoridades: el padre de Nadia tenía fotos de ella desnuda, en un lápiz memoria, informó la policía.  Según TV3, habían fotos de los padres teniendo relaciones sexuales mientras la menor los observaba, y otras de la niña con contenido sexual.

Asegurando que le faltaba poco para fallecer

En la declaración, los padres afirmaron que las fotos de Nadia desnuda, era solo para ver la evolución de la enfermedad, que no existía contenido sexual, así lo aseguro el abogado de la pareja, Alberto Marín.  Pero las explicaciones no fueron aceptadas por el juez, así que se abrió una investigación por provocación sexual, exhibicionismo y explotación sexual en contra de los progenitores. Esto se suma a los cargos de estafa que ya presentan.

La policía descubrió que la pareja había estafado hasta 975.000 dólares recaudados para Nadia. 600.000 los habían usado para gastos personales, como una casa, un coche, relojes de lujo y el resto permanecen en el banco. La enfermedad de la niña se llama, tricotiodistrofia, es un extraño padecimiento genético que no tiene cura, con distintos síntomas: piel escamosa, baja estatura y peso, problemas de vista, retraso intelectual y pérdida del cabello.

Afecta a muy pocas personas en el mundo y a pesar de que no tiene cura, no suelen morir por ella, explicó el dermatólogo Ramon Grimalt. Sin embargo, Fernando y Nadia han recorrido periódicos, programas de televisión y radios pidiendo contribuciones para la pequeña, asegurando que le faltaba poco para fallecer.

Dejar respuesta