abogados para comunidades de propietarios

Cuando compramos una vivienda prestamos especial atención a la localización de la misma, a la luz natural que recibe o al reparto del espacio, pero hay otro aspecto que es igual de importante y que solemos pasar por alto: los vecinos. Como seguramente vas a tener que lidiar con los problemas más habituales de una comunidad de propietarios, conviene que tengas en cuenta con quién vas a convivir y a qué problemas te puedes enfrentar. Si te vas a comprar tu propia casa, presta atención antes a esto porque te interesa.

Problemas más típicos en cualquier comunidad de vecinos

Lo primero que hay que tener en cuenta es que en algún momento te tocará ser presidente de la comunidad y es que lo habitual es que este cargo sea rotatorio. Cada año tendrá la responsabilidad de desempeñarlo una vivienda y cuando te toque a ti tendrás que enfrentarte a:

  • Vecinos morosos: hay quienes por despiste, por pasar por una situación económica delicada o simplemente por caradura no paga la cuota de la comunidad de propietarios. Cuando esto sucede de manera puntual, lo mejor es advertir de manera amistosa y, en principio, debería solucionarse. No obstante, no siempre es así y en estos casos lo mejor es acudir a los servicios de abogados para comunidades de propietarios, los mejores especialistas podrán asesorarte y ayudarte a la hora de liquidar la deuda.
  • Obras comunes: a la hora de pagar alguna derrama te puedes encontrar con una situación similar y tener que lidiar con vecinos que no pagan. Por ejemplo, las obras relacionadas con la supresión de las barreras arquitectónicas se deben cubrir entre todos de manera obligatoria y esto puede dar lugar a conflictos.

Sin embargo, no todas las obras se tienen que pagar entre todos. Si tu edificio no dispone de ascensor y se están planteando las obras de instalación del mismo, no todos los vecinos están obligados a pagarlas. Solo deberán cubrir los gastos aquellos que quieran esta comodidad en su vivienda.

  • Alquiler de zonas comunes: para poder aumentar las arcas de la comunidad hay muchas comunidades de propietarios que recurren al alquiler de zonas comunes, como por ejemplo, de la fachada. Los anunciantes interesados podrán instalar ahí lo que deseen pero, para que esto pueda ocurrir, se debe plantear primero en el orden del día de la junta de vecinos y la misma debe aprobarlo por las tres quintas partes de la cuota de participación. Hay que tener en cuenta que los ingresos relativos a estas actividades no se “reparten” entre los vecinos, están destinados a la propia comunidad y pueden servir en todo caso para reducir la mensualidad de cada vivienda.
  • Reformas en alguna de las viviendas: hay muchos que empiezan las obras de su casa y, como son solo algunos pequeños cambios, no avisan a los vecinos y esto es un problema. Hay que avisar al resto de propietarios de la duración estimada de las obras y hay que tener en cuenta el horario en el que se puede hacer ruido.
  • Ruidos y fiestas: este suele ser otro de los grandes conflictos entre vecinos. Si alguien hace una fiesta de manera puntual, no pasa nada, en todo caso por una cuestión de convivencia y educación es conveniente avisar al resto, pero no es obligatorio. Sin embargo, cuando una situación de este estilo se repite, hay que solucionarla. El presidente de la comunidad tiene que acudir al artículo de la Ley de Propiedad Horizontal relativo a actividades molestas y esto debería solucionarlo.

En resumen, en una comunidad de propietarios pacífica todo esto no debe ser un problema pues, ante una situación difícil, se soluciona hablando. No obstante, desafortunadamente no siempre ocurre esto y hay veces en las que el presidente debe lidiar con situaciones más combulsas. ¡Gracias a esta información estarás más preparado!

Dejar respuesta