Saber quién es el cliente puede hacer lograr mucho más que una venta
La tendencia en el mundo de los negocios es dar cada vez un mayor protagonismo a las personas en general, y a los clientes en particular. Cada vez hay más información acerca de los consumidores, y las redes sociales han crecido enormemente, contribuyendo a ello. Además, el público está cada vez mejor segmentado por parte de los negocios. El perfil del público objetivo ha evolucionado de forma notable en los últimos tiempos, sobre todo en Latinoamérica.

El usuario actúa cada vez más por sus impulsos, que no es lo mismo que los instintos. El impulso hace referencia a lo más esencial de la persona a nivel psicológico, determinando su comportamiento. De estos matices, las empresas captan las características necesarias para establecer el perfil de los consumidores, que les permitirá saber qué necesidades presenta el público. Así se le puede hacer una propuesta de valor adecuada.

Cómo interpretar el pensamiento del cliente

A los profesionales del marketing actual les preocupa especialmente identificar los nuevos comportamientos que presentamos como usuarios, las costumbres culturales en general, pudiendo hacer interpretaciones, monitorear nuestra actividad, y adelantarse a los acontecimientos. Nuestro entorno es cada vez más diverso y dinámico, por lo que hacer todo esto es un auténtico reto en el mundo del marketing. No es tan fácil descifrar un elemento tan complejo como el pensamiento humano. No obstante, hay cuatro principios que siempre se deben seguir:

Es preciso obtener cuanta más información, mejor, sobre lo que el usuario piensa y hace. Hay que invertir lo que se deba en big data, y en servicios que ofrezcan un mejor conocimiento de las redes sociales, para obtener información útil para la empresa. El facebook de actimel por ejemplo, puede constituir para la empresa una de las mejores fuentes de información sobre sus clientes. Cuanto más estadísticas tengamos, mejor podremos perfilar el perfil del consumidor.

Dejar respuesta