La isla volcánica del Pacífico, Ta’u, situada en la Samoa Americana, está siendo alimentada energéticamente en su totalidad a través de una instalación que recoge la energía solar mediante paneles y que ha permitido que la isla se haya podido desconectar por completo de la red eléctrica. La compañía ha logrado que la isla se pueda ahorrar una cantidad enorme de combustible diésel al año que eran necesarios para alimentar la red eléctrica.

Solarcity, compañía que puede decirse es la filial del ámbito de la energía fotovoltaica de Tesla, ha sido la encargada de desarrollar y poner en marcha el sistema. La empresa acaba de comunicar que el proyecto está finalizado y ya se ha puesto en marcha.

Gracias a las condiciones climáticas tropicales, las islas de Samoa gozan de una cantidad de sol al año que ronda los 177 días soleados de promedio anual. El proyecto se ha creado para poder aprovechar esas características y así producir una energía limpia para proveer a todos los residentes de la isla y garantizarles el suministro.

Hace unos meses, Solarcity y Tesla anunciaron su proyecto de tejados solares denominado Powerwall2 o techo solar. Se trata de unas tejas que se podrán instalar en los tejados de las casas particulares y que cada una dispondrá de una pequeña placa solar mediante la cual se podrá obtener la energía solar y así transfórmala en electricidad.

La red de energía solar

La cantidad de energía solar que se capta y luego se convierte en electricidad y se acumula supone el equivalente a tres días de consumo energético de toda la isla. La instalación emplazada en la isla Ta’u consta de dos partes principales. Los paneles solares que ha desarrollado y ha instalado Solarcity y las 60 baterías Powerback proporcionadas por Tesla.

Este proyecto supone la viabilidad de una opción basada en energías limpias y así poder evitar el impacto ambiental que supone un sistema basado en el diésel.

Dejar respuesta